domingo, 23 de noviembre de 2014

Torta de ricota II



En una ocasión ya os conté aquí el significado que tiene esta torta para mí.Hoy os traigo una manera diferente de hacerla, más fácil, y en sólo cinco pasos, es deliciosa.
No es una "Torta" cualquiera, para mi familia y para mí es "La torta".Es de esas elaboraciones que planeo con tiempo, que me hace salivar desde el momento en que me arremango y entro en la cocina, hasta emocionarme en cada paso a paso de su preparación.
No puedo dejar de pensar en mi abuela, en mi tía, en mi madre, en los momentos y en la vida que transcurrí con ellas en la cocina, ese lugar mágico que siempre fue para mí.
La cocina fue siempre nuestro punto de encuentro, un lugar casi íntimo dónde nos despojábamos de todo, cocinábamos más que platos, historias. A través de nuestras elaboraciones, de entre kilos de harinas, cientos de docenas de huevos, de sabores y olores, de texturas, de manos entremezcladas amasando, fuimos hilvanando nuestra propia historia, abriendo puertas y ventanas, tejiendo puentes entre nosotras.En la cocina el tiempo se detenía, no pasaba, todo se cocinaba a fuego lento, pero esos momentos quedaron en mí grabados a fuego fuerte, esos recuerdos me envuelven, me acompañan, me empujan a seguir cocinando mi vida, a veces con nostalgia.
Nuestros corazones quedaron sellados allí para siempre, en esa hoy lejana cocina, a pesar de alguna ausencia y de la distancia.
Y por supuesto no podían faltar los mates alrededor de nuestra Torta....


Ingredientes

Para la pasta de mantequilla

180 grs de mantequilla, a punto pomada
120 grs de azúcar
1 huevo
1 pizca de sal
Ralladura de 1 limón

Para la masa

370 grs de harina
2 cdas de polvo de hornear
1 pizca de sal

Para el relleno

600 grs de Ricota
200 grs de azúcar 2 huevos
2 cdas de almidón de maíz
Ralladura de medio limón
Esencia de vainilla

Elaboración en cinco pasos

1º- Batimos la mantequilla hasta que nos quede una crema blanca, luego incorporamos el huevo, la ralladura, la pizca de sal y el azúcar, seguimos batiendo hasta que el azúcar quede bien integrado.

2º Mezclamos la harina con el polvo de hornear y la pizca de sal, con el fin de realzar el sabor.
Volcamos la harina a la mesa de trabajo, formamos un volcán y en medio ponemos la Pasta de mantequilla.Con las manos y muy suavemente iremos mezclando la pasta con la harina e iremos formando grumos con las yemas de los dedos, hasta convertir la masa en un arenado.

3º Hacemos el relleno colocando en un cuenco la ricota, la sal, el azúcar, la ralladura de limón,la esencia de vainilla los huevos, el almidón de maíz.Mezclamos todo bien hasta obtener un relleno liso.

4º Armamos la base en un molde de 24 cm de diámetro enmantecado.
Colocamos en el 3/4 partes del arenado que tenemos formado y lo vamos repartiendo bien, por toda la base y paredes del molde, para eso nos ayudamos solamente con la yema de los dedos, con cuidado y presionado, hasta que nos quede el molde forrado con la masa que nos quedará compacta.
Volcamos el relleno y alisamos la superficie.
Con el resto del arenado cubrimos la superficie como si se tratara de un crumble.

5º Hornear a temperatura media, en mi caso 170º durante 40 minutos.




Espero os guste, Feliz Domingo!!

La receta es de Cocineros argentinos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...